Opinión

Es un mandato superior para todos defender a la patria y a la república, afirmar los valores y bienes fundamentales de las mismas sin los cuales seríamos culpables de los peores y más vergonzosos actos contra ella que sancionarán inapelables los pueblos y la historia.
Con la hiperinflación el trabajo pierde sentido. Quienes son responsables de las políticas que dan lugar a este estado, incurren en un tipo de genocidio de los trabajadores.
Vale la pena arriesgarlo todo para alcanzar una Venezuela de la que podamos sentirnos orgullos gracias a todos. Viejos y jóvenes, ricos y pobres, hombres y mujeres convencidos de que nadie hará por nosotros lo que debemos hacer por nosotros mismos.
Y el bravo pueblo está resucitando. Un joven con una sonrisa luminosa nos asegura que “vamos bien” y que “pronto regresarán los que se han ido”. Y le creemos, porque tenemos razones para creerle.
Pues bien, otra vez llegan los militares a una disyuntiva agonal ante la crisis humanitaria común y su primera inflexión tendrá lugar el venidero 23 de febrero.
Template by JoomlaShine