Domingo, 27 Noviembre 2016 00:00

Los hombres que erotizó Fidel

 
Valora este artículo
(1 Voto)
El cineasta estadounidense Oliver Stone encumbró al líder cubano con varias producciones El cineasta estadounidense Oliver Stone encumbró al líder cubano con varias producciones

Ahora sí fue verdad: Fidel Castro Ruz murió. El hombre a quien muchos ‘mataron’ repetidamente se fue de este mundo.

El año pasado escribí un artículo con este mismo título en Correo del Caroní, hoy cobra valor filosófico lo que yo relataba en esa oportunidad, pues se trata de la muerte del personaje que, por su magnetismo natural, más haya influido ideológicamente en el continente en el siglo XX. El político que, con razón para las partes, fue amado por unos y odiado por otros. El Fidel que se propuso “hacer de los Andes sudamericanos la Sierra Maestra del continente”, según sus palabras.

El Fidel que iba se regresaba, ese mismo que exportó su revolución a Angola, que estimuló y apoyó a las guerrillas en América Latina, que fue artífice de la creación del ELN, del ELP y de las FARC en Colombia, que intentó invadir a Venezuela, el mismo que estuvo a punto de ocasionar una guerra nuclear entre la URSS y EE UU en 1962 en la llamada crisis de los misiles, porque Nikita Khrushchev suponía que USA invadiría a Cuba, fue el mismo que a la vez evitó que esa tragedia humana ocurriera; el mismo que puso en uso el lema de “Socialismo o muerte”, fue el mismo que recomendó a la guerrilla, en Cartagena en 1993, que “se acogiera a la paz negociada sin que se derrame una gota más de sangre”, y más tarde afirmara que la lucha armada no era el camino; el mismo que coadyuvó a la firma de la paz entre el Gobierno colombiano y las FARC; es el mismo que dijo en septiembre de 2010 que "el modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros". Todo esto ha contribuido a que unos lo adoren y otros lo odien.

El título de este artículo lo hemos tomado prestado con fines académicos para comentar el libro de Eleonora Bruzual y Luís Uzcátegui (2005) que así se titula. Extraña que por ser un tema tan puntual por todo lo que se diga del líder comunista cubano que por más de cinco décadas gobernó férreamente al país antillano. La primera de los autores es una periodista venezolana que escribe en El Miami Herald y El Universal. El segundo es antropólogo y psiquiatra, venezolano, columnista de ambos medios de comunicación.

Antes de entrar al comentario hay que hacer algunas consideraciones respecto al vocablo erotizar. Este es un verbo que significa, además de algo lujurioso, es aquello que despierta simpatía, atracción, sin pensar ni reflexionar por qué ocurre esto. Tal vez esa erotización obedezca al origen de este término que deriva de Eros, dios hijo de Afrodita, quien por vengar la ofensa que los hombres le hacían a Afrodita, se distinguió por el inmenso poder que tenía para permear el corazón de las personas y con sus bastas facultades eran suficientes para transformarse en un ser maniobrero hasta volver locos a los hombres. Esa permeabilidad ocurre, según los expertos, por la falta de fortaleza emocional. Por esto los autores del libro afirman: “La fuerza y el impacto afectivo de la doctrina comunista puede explicarse a partir del funcionamiento del sistema emocional. Todas las ideologías políticas tienen consecuencias afectivas, intelectuales y conductuales porque compensan una necesidad instintiva y emocional de protección que anteriormente sólo satisfacía la religión”.

Un ejemplo de los tantos que esgrimen Bruzual y Uzcátegui para sustentar su teoría, nos lo brindan cuando refieren que el director de cine, Oliver Stone, quien luego de haber filmado el documental Buscando a Fidel, volvió a Cuba para filmar Comandante. Castro lo colmó de atenciones y explicaciones de su bondad y justicia revolucionaria como gobernante. Castro llevó al cineasta a una prisión para que se enterara de esas bondades y justicia con ocho secuestradores de un avión. Los prisioneros se declararon culpables del delito y fueron condenados a muerte unos y a 30 años de cárcel otros. Castro se quedó mirando a los jueces de su gobierno y les pidió, delante de Stone, que tuvieran un poco de piedad con los detenidos. Delante de Stone los jueces cambiaron la sentencia de muerte a cadena perpetua y los otros tres fueron condenados a 30 años. En adelante Stone donde quiera que fuera predicaba la sensibilidad humana del dictador.

  ComillasNEGRASgrandesQuien no te conozca que te compre”, señalaban nuestro abuelos repletos de escepticismo.  

 


 
barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Revolución armada de Fidel Castro chocó con firmeza democrática de Rómulo Betancourt

barra 4naranja220

Revolución cubana: el paraíso comunista que terminó en dictadura

barra 4naranja220

Fidel Castro salvó la economía cubana a cambio de ropaje ideológico al chavismo
 

Otro testimonio lo ofrecen los autores al hacer referencia al Castro que entrenó guerrilleros en suelo cubano para sembrar el terror con la guerra de guerrilla en África y América. Esta situación la contraponen los autores del libro al ataque terrorista contra las Torres Gemelas de Nueva York (2001). Fidel, luego del atentado declaró al mundo: “El gobierno de la República de Cuba ha recibido con dolor y tristeza la noticia sobre los ataques violentos y sorpresivos realizados en la mañana de hoy contra instalaciones civiles y oficiales en las ciudades de Nueva York y Washington, que han provocado numerosas víctimas. Es conocida la posición de Cuba contra toda acción terrorista, nuestra historia lo demuestra, eso lo saben bien todos los que conocen la historia de nuestras luchas revolucionarias…”. Esta postura fidelista sirvió en algo para cazar incautos. “Quien no te conozca que te compre”, señalaban nuestro abuelos repletos de escepticismo.

Fidel, Che Guevara, Marulanda y Abimael Guzmán han contribuido con sus actos a frenar a todos los movimientos de izquierda del continente y del mundo. Nadie quiere que un movimiento guerrillero se acantone en su país a causar muertes y destrucciones. Cuba vivió otros tiempos y otras circunstancias. Pese a que en tiempos de la globalización todavía hay miseria y hambre en estos pueblos, los vientos que soplan son de progreso, pero que sea progreso con justicia social. Las acciones terroristas, por supuesto, generan apoyo a los gobiernos que invierten grandes porcentajes de su presupuesto para supuestas políticas antiterroristas, con lo cual se descuida la atención a los desposeídos de recursos económicos. El mismo Fidel que partió de Santiago de Cuba a La Habana en su caravana triunfante, 57 años después recorre esa misma ruta, pero a la inversa.

Visto 2568 veces Modificado por última vez en Domingo, 27 Noviembre 2016 20:42